Lakshmi: la diosa de la abundancia


También es conocida como Mahalakshmi, se dice que trae buena suerte, abundancia y prosperidad a sus devotos.


Diosa de la buena fortuna, la abundancia y la prosperidad, tanto material como espiritual. También se le conoce como Mahalakshmi y Sri. Fue hija del sabio Bhrigu y se refugió en el océano de leche cuando los dioses fueron enviados al exilio. Lakshmi renació durante el gran batido del océano.

Es la esposa divina de Vishnú, se dice que la diosa, al renacer del batido del océano, escogió a Vishnú como su compañero eterno, tanto de las generaciones precedentes como de las sucesivas.

Así, cuando Vishnu se encarnó en la tierra como el avatar de Rama y Krishna, Lakshmi se encarnó como su consorte Sita (la mujer de Rama), Radha (amante de Krishna), Rukmini y en otras esposas de Krishna que también son consideradas formas de Lakshmi.

Sus símbolos son el loto, el arroz, las monedas y la hoja de albahaca. Asociada con la fortuna, el poder, la belleza y la fertilidad, la diosa Lakshmi promete satisfacción y felicidad material. Es la diosa de las relaciones, de la unión feliz entre lo masculino y lo femenino. Trae amor en la vida de quien la glorifica y éxito en los negocios.

Se suele representar vestida con un sari rojo, color que alude a la actividad creativa, con bordados de oro que indican plenitud y riqueza. Está sentada sobre una flor de loto, posición que significa “Vive en este mundo, pero no dejes que el mundo te posea”.

Cada una de sus manos representa el dharma (deber), el artha (abundancia material), el kama (deseo) y el moksha (salvación). De una de ellas brotan monedas de oro, entendidas como la riqueza material y espiritual que siempre distribuye a sus devotos.

Los dos (o cuatro) elefantes blancos que la flanquean representan la pureza y sabiduría en todas las direcciones norte, sur, este y oeste.

Durante el año nuevo hindú -la festividad de Diwali- se le rinde el mayor homenaje a Lakshmi. Esta es una fecha en que las familias encienden lámparas con la esperanza de que la diosa visite sus hogares. Las lámparas son de terracota y tienen dentro aceite comestible o mantequilla líquida, con ellas rodean las casas, tiendas o lagos para adorar a la diosa Lakshmi.

La mitología hindú nos enseña que para obtener abundancia, hemos de venerarla; para obtener belleza debemos cuidar la nuestra propia; para obtener dinero, hemos de reconocer su valor. Si buscamos amor, debemos aprender a entregarlo y recibirlo; para tener salud, debemos cuidar nuestro cuerpo; para obtener pureza hemos de mantener un hogar limpio y una mente limpia. 

Hoy en día se la adora más como Mata-Lakshmi o diosa madre, que cuida y protege, a la vez que atiende los llamados de sus devotos.

En yoga, se canta el mantra de la Diosa Hindú Lakshmi para atraer la abundancia, la buena suerte, la prosperidad y todo tipo de riquezas materiales y espirituales.

Mantra de Lakshmi:

Om Mahalakshmich Vidmahe
Vishnu Patnich Dheemahí
Tanno Lakshmihi Prachodayaat

Fuente:

– EcuRed, Lakshmi (diosa hinduista)

Lakshmi – La diosa de la fortuna y belleza, Canarias Agusto

También en CAMBIA TU MUNDO: ¿Quién es Ganesha?

Te podría interesar:

La leyenda de Buda y Angulimala
La leyenda de Buda y Angulimala

El Buda era un ser humano y, como tal, conocía el miedo. Pero pasó tanto tiempo ejercitando la atención plena y contemplando directamente el miedo que al final pudo enfrentarse tranquila y pacífic…

Lakshmi: la diosa de la abundancia
Lakshmi: la diosa de la abundancia

Diosa de la buena fortuna, la abundancia y la prosperidad, tanto material como espiritual. También se le conoce como Mahalakshmi y Sri. Fue hija del sabio Bhrigu y se refugió en el océano de leche …

Quién es Ganesha
¿Quién es Ganesha?

Ganesha es un dios del panteón hindú con cuerpo humano y cabeza de elefante, hijo de los dioses Shiva y Parvati. Es una de las deidades más conocidas y adoradas en la India, por ser removedor de ob…

A %d blogueros les gusta esto: