La Olita Ignorante: Cuento Zen


«Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano” Jon J. Muth


Érase una vez una olita pequeñita que vivía muy alegre junto a otras olitas, allí mar adentro.

A ella le gustaba mucho saltar y disfrutar de la compañía de sus compañeras. Tenía fama de ser muy alegre y divertida.

Un día por eso de las corrientes marinas, nuestra protagonista se fue desplazando hacia tierra y cuál no sería su desconsuelo cuando observó en uno de sus saltos, que las otras compañeras que le precedían terminaban rompiéndose contra el acantilado, o desapareciendo entre la arena de la playa, o fruto del reflujo marino, eran desplazadas hacia otras costas.

Toda compungida se volvió hacia su mejor amiga que se encontraba asustando a las gaviotas y le dijo:

– Qué ignorante eres. Estás jugando y divirtiéndote sin haberte dado cuenta que dentro de poco, cuando la corriente nos lleve hacia la tierra, desapareceremos para siempre y no nos volveremos a ver.

Y su amiga, la otra ola, le contestó:

– Ignorancia la tuya, que todavía no te has dado cuenta que lejos de desaparecer estaremos juntas para siempre, porque entre todas somos… ¡EL MAR!

Fuente: Fénix, Sri Deva (s/d). Cuentos y fábulas de Buda,  Venezuela, Physis. Taller del Fénix.

También en CAMBIA TU MUNDO: El árbol que no sabía quién era: Cuento Zen

Te podría interesar:

La Olita Ignorante: Cuento Zen
La Olita Ignorante: Cuento Zen

«Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano” Jon J. Muth Érase una vez una olita pequeñita que vivía muy alegre junto a otras olitas, allí mar adentro. …

La taza de té: Cuento Zen
La taza de té: Cuento Zen

«La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original». Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se prese…

Las puertas del cielo: Cuento Zen
Las puertas del cielo: Cuento Zen

«El paraíso no está en ninguna parte, está dentro de ti y no se encuentra después de la muerte, está en este momento» Osho Un guerrero, un samurái, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y l…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: