La creación del universo según los Vedas


“Los Vedas son las escrituras sagradas del hinduismo, y están considerados los textos religiosos más antiguos de todo el mundo”.


Los himnos del Río Veda o Rig Veda son considerados como el origen y el texto más sagrado del hinduismo. La tradición oral que dio origen a los Vedas (3000 años de antigüedad) recibió el nombre de Sruti, que significa “lo oído”, “lo que se oye”, en sánscrito, y fue pasando a través de generaciones de sacerdotes o maestros espirituales, los brahmanes, que eran especialistas en los rituales sagrados y quienes conservaban la sabiduría védica.

Los brahmanes enseñaban que los himnos Vedas habían sido dados a Brahma, el creador, al principio del universo, y que desde entonces habían pasado de boca en boca. Surgiendo así, en un primer momento, los cuatro Vedas (Rig Veda, Sama Veda, Yajur Veda y Atharva Veda), y con el paso del tiempo se fue conformando todo un corpus de enseñanzas espirituales al cual se le denominó en su conjunto literatura védica.

Esta literatura narra las acciones de una estirpe divina de seres cuyas vidas estaban entrelazadas con las de seres mortales, que a su vez, tenían acceso, por medio de rituales y largas meditaciones, a un reino más alto habitado por seres inmortales (devas o dioses) encabezados por Vishnu, el ser supremo.

Versión Védica de la creación

purusha

Hace mucho tiempo las sagas védicas describieron a Vishnu como aquel cuya existencia expande el cosmos. Cuando este universo pasó a la existencia no era más que una de las incontables semillas que desprendía el cuerpo de Vishnu, semillas que flotaban en el Océano de la Creación como grupos de burbujas. Cada semilla se convirtió en un huevo de oro en el que penetró Vishnu en tanto que Purusha, la persona cósmica. Y apareciéndose en el interior de su oscuridad transformó la materia primigenia en tierra, agua, fuego, aire y espacio etéreo. Al desarrollarse este cuerpo universal llegaron a la existencia los elementos correspondientes del mundo físico y mental.

Los himnos védicos vuelven a contar el sacrificio de Purusha, el hombre cósmico, en el amanecer del universo. Los dioses prepararon un sacrificio cuya ofrenda principal era la forma gigantesca del propio Purusha y de las distintas partes de su cuerpo surgieron los elementos del universo:

De las distintas partes de su cuerpo surgieron los elementos del universo:

  • Su boca se convirtió en el habla, presidida por el dios del fuego Agni.
  • Su nariz se convirtió en aliento y en el sentido del olfato, bajo el control de Vayu, dios del viento;
  • Sus ojos se convirtieron en el sentido de la vista, controlado por el dios del sol Surya;
  • El movimiento apareció en sus piernas, y sus venas eran ríos que alcanzaban su corazón.
  • Brahma y Shiva eran su intelecto y su yo.
  • Las cuatro castas de la sociedad humana -sacerdotes, gobernantes, comerciantes y trabajadores- proceden de su boca, sus brazos, sus muslos y sus pies.

También abundan relatos más concretos del desarrollo del universo emprendido por Brahma, dios de la creación nacido del ombligo de Vishnu. Brahma hizo los planetas y las estrellas y creó a los miles de semidioses, a cada uno de los cuales le encargó una parte concreta del orden cósmico. A Indra, le correspondió la lluvia, a Vayu el viento, a Surya el sol, a Chandra la luna y a Varuna los ríos y los océanos. Finalmente, a la diosa Bhumi le correspondió la tierra.

Vishnu y Brahma

Brahma y los dioses crearon la miríada de formas de vida del universo, y entre ellas a los seres humanos. Los dioses recibieron el poder de otorgar grandes bienes a sus adoradores. Poderes que se hallan tras los elementos del mundo natural, como el viento, la lluvia y la propia tierra. La diosa de la tierra, Bhumi, es considerada por los hindúes una de las siete madres. Sin embargo, por poderosos que sean los semidioses, tras ellos está Vishnu, que es quien realmente lo crea y lo controla todo. Sin él nada puede nacer.

Fuente:

También en CAMBIA TU MUNDO: ¿Qué son los mantras?

Te podría interesar:

Detener, serenar, descansar y curar (Thích Nhất Hạnh)
Detener, serenar, descansar y curar (Thích Nhất Hạnh)

“Detenerse, serenarse y descansar son las condiciones previas para la curación. Si no podemos detenernos, el curso de nuestra destrucción seguirá en marcha. El mundo necesita curarse. Los individuo…

El valor de las cosas: Cuento Zen
El valor de las cosas: Cuento Zen

«¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?» Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no si…

Mantra Om Mani Padme Hum
Mantra Om Mani Padme Hum

La palabra mantra proviene del sánscrito y significa “pensamiento”. Un mantra es una sílaba, palabra o frase que se repite una y otra vez, con frecuencia, como un canto, y su propósito es enfoc…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: