El cuento de la fresa


«Entonces encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca …»


Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble.

Entonces encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca. El rey preguntó:

—¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?

—No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: «Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda.»

Moraleja: «Sé como la fresa»

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu esencia.

Simplemente mírate a ti mismo.

No hay posibilidad de que seas otra persona.

Puedes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por ti, o puedes marchitarte lentamente deseando ser quien no eres.

Jorge Bucay

También en CAMBIA TU MUNDO «Así es la vida» Cuento zen.

Te podría interesar:

La Olita Ignorante: Cuento Zen
La Olita Ignorante: Cuento Zen

«Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano” Jon J. Muth Érase una vez una olita pequeñita que vivía muy alegre junto a otras olitas, allí mar adentro. …

La taza de té: Cuento Zen
La taza de té: Cuento Zen

«La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original». Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se prese…

Las puertas del cielo: Cuento Zen
Las puertas del cielo: Cuento Zen

«El paraíso no está en ninguna parte, está dentro de ti y no se encuentra después de la muerte, está en este momento» Osho Un guerrero, un samurái, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y l…

A %d blogueros les gusta esto: