Cuento Zen: Perlas de sabiduría


«La sabiduría siempre está preparada para quien esté dispuesto a tomarla».


«Había una vez en el lejano Oriente un hombre considerado muy sabio. Un joven viajero decidió visitarle para aprender de él.

-Maestro, me gustaría saber cómo llegar a ser tan sabio como usted…

-Es realmente sencillo, -le dijo- yo sólo me dedico a descubrir perlas de sabiduría. ¿Ves aquel gran baúl de perlas?

-Sí.

-Son todas las que he acumulado durante mi vida.

-Sí pero… ¿dónde puedo encontrarlas?

-Están en todas partes. Es cuestión de aprender a discernirlas. La sabiduría siempre está preparada para quien esté dispuesto a tomarla. Es como una planta que nace dentro del hombre, evoluciona dentro de él, se nutre de otros hombres y da frutos que alimentan a otros hombres.

-Aaah, ya, ya…. Lo que me está diciendo es que tengo que ir descubriendo lo que hay de sabio en cada persona para crear mi propia sabiduría y compartirla con los demás…

En aquel momento, las palabras de aquel joven parecía como si se fueran formando una pequeña nube de vapor de agua que se condensaba hasta solidificarse en una pequeña perla. Inmediatamente el maestro la recogió para ponerla junto al resto de perlas.

El maestro le dijo:

-Realmente, mi única sabiduría es recopilar estas perlas para después saber utilizarlas en el momento oportuno».

Cuento Zen

Fuente: Fénix, Sri Deva (s/d). Cuentos y fábulas de Buda,  Venezuela, Physis. Taller del Fénix.

También en CAMBIA TU MUNDO: No somos los mismos: Cuento Zen

Te podría interesar:

Buda y Ananda: Los tres peregrinos
Buda y Ananda: Los tres peregrinos

«Durante sus últimos 25 años de vida, Buda siempre tuvo la estrecha compañía de su primo Ananda, quien se comprometió a servirle toda su vida». Un día, mientras Buda estaba meditand…

La identidad de Buda: Cuento Zen
La identidad de Buda: Cuento Zen

«Y Buda dijo a su padre – El hombre que dejó el palacio ya no está aquí. Murió hace mucho tiempo. Yo soy otra persona. ¡Mírame!» Durante doce años, Buda vagó por los bosques hacie…

Las tres semillas: Cuento Zen
Las tres semillas: Cuento Zen

«Hubo una vez tres semillas amigas que llevadas por el viento fueron a parar a un pequeño claro de la selva…» Allí quedaron ocultas en el suelo, esperando la mejor ocasión para desarr…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: