Consejos de un monje zen para afrontar el aislamiento


“En una pandemia, el autoaislamiento se llama cuarentena. En el budismo, se llama retiro. Desde la cueva de nuestro hogar, como los meditadores de la antigüedad, podemos encender conscientemente la lámpara de compasión y conexión” Lama Willa Miller


– Maestro, cómo puedo enfrentar el aislamiento?
– Limpia tu casa. A fondo. En todos los rincones.
Incluso los que nunca tuviste ganas, el coraje y la paciencia de tocar.
Haz que tu casa sea brillante y cuidada. Quita el polvo, las telarañas, las impurezas. Incluso las más ocultas.
Tu casa te representa a ti mismo: si cuidas de ella, también te cuidas.
– Maestro pero el tiempo es largo.
Después de cuidar de mí a través de mi casa cómo puedo vivir el aislamiento?
– Arregla lo que se puede arreglar y elimina lo que ya no necesitas.
Dedicate al remiendo, borda los arranques de tus pantalones, cose bien los bordes deshilachados de tus vestidos, restaura un mueble, repara todo lo que vale la pena reparar.
El resto, tíralo. Con gratitud.
Y con conciencia de que su ciclo ha terminado.
Arreglar y eliminar fuera de ti permite arreglar o eliminar lo que hay dentro de ti.
– Maestro y luego qué?
Qué puedo hacer todo el tiempo solo?
– Siembra.
Incluso una semilla en un jarrón.
Cuida una planta, riegala todos los días, háblales, dale un nombre, quita las hojas secas y las malas hierbas que pueden asfixiarla y robarle energía vital preciosa.
Es una forma de cuidar tus semillas interiores, tus deseos, tus intenciones, tus ideales.
– Maestro y si el vacío viene a visitarme?… Si llegan el miedo a la enfermedad y a la muerte?
– Háblales.
Prepara la mesa para ellos también, reserva un lugar para cada uno de tus temores.
Invitales a cenar contigo. Y pregúntales por qué llegaron desde tan lejos hasta tu casa. Qué mensaje quieren traerte.
Qué quieren comunicarte.
– Maestro, no creo que pueda hacer esto…
– No es el aislamiento tu problema, sino el miedo a enfrentar tus dragones interiores Esos que siempre quisiste alejar de ti. Ahora no puedes huir.
Míralos a los ojos, escúchalos y descubrirás que te pusieron contra la pared.
Te han aislado para poder hablar contigo.
Como las semillas que solo pueden brotar si están solas.

Fuente: Zen Toyo

También en CAMBIA TU MUNDO: El árbol que no sabía quién era: Cuento Zen

Te podría interesar:

El buda legendario
EL BUDA LEGENDARIO – Parte 4. El príncipe Siddharta se convierte en Buddha

Mara, dios del amor, del pecado y de la muerte, ataca entonces a Siddharta. Este mágico duelo o batalla dura una parte de la noche. Mara, antes de combatir, se sueña vencido, perdida su diadema, mar…

El buda legendario. Parte 3 - Siddharta se va a las montañas
EL BUDA LEGENDARIO – Parte 3. Siddharta se va a las montañas

Siddaharta huye del palacio, rumbo al Oriente. Los cascos del caballo no tocan la tierra, las puertas de la ciudad se abren solas. Atraviesa un río, despide al servidor que lo acompaña, le entrega s…

EL BUDA LEGENDARIO – Parte 2. El sueño de Maya y las cuatro revelaciones

Los intérpretes del sueño de Maya han profetizado que su hijo será dueño del mundo (un gran rey) o redentor del mundo. Su padre quiere lo primero; hace levantar tres palacios para Siddharta, de lo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: