Brahma, Shiva y Vishnu: Cuento Zen


“En el comienzo de los tiempos, cuenta la leyenda india, había tres grandes Dioses: Brahma, Shiva y Vishnu…”


Un día, uno de los primeros hombres que aparecieron en la tierra quiso saber cuál era el carácter de aquellos dioses, y en cierto modo ponerlos a prueba. Se acercó a Brahma y le habló así:

“¡Brahma! – dijo con insolencia – ¡No eres más que un diosecillo de pacotilla!”

El dios, con tono severo, le recordó su deber de respetarlo. Aceptó sus excusas y los perdonó.

El hombre se fue a ver a Shiva:

“¡Shiva, no eres más que un dios insignificante! ¡Me inquietas lo mismo que un comino!”

El dios rugió de cólera; daba miedo verlo. Advirtió al desdichado de que iba a reducirlo a cenizas de inmediato, y el hombre tuvo que deshacerse en humildes excusas rápidamente para escapar al castigo.

Finalmente, el hombre fue a ver a Vishnu. Éste dormía apaciblemente bajo un árbol. Una idea descabellada cruzó la mente del hombre. Asestó al dios una gran patada en las piernas: este último despertó, miró a hombre, que estaba temblando, y dijo:

“Amigo, ¿te has hecho daño?

Y le dio un masaje en el pie.

Fuente:

Brunel, Henry (2004). La felicidad Zen. Los más bellos cuentos zen, Barcelona, El Barquero Editorial, pp. 27 – 28.

También en CAMBIA TU MUNDO: “Perlas de la sabiduría” Cuento Zen

Te podría interesar:

El buda legendario
EL BUDA LEGENDARIO – Parte 4. El príncipe Siddharta se convierte en Buddha

Mara, dios del amor, del pecado y de la muerte, ataca entonces a Siddharta. Este mágico duelo o batalla dura una parte de la noche. Mara, antes de combatir, se sueña vencido, perdida su diadema, mar…

El buda legendario. Parte 3 - Siddharta se va a las montañas
EL BUDA LEGENDARIO – Parte 3. Siddharta se va a las montañas

Siddaharta huye del palacio, rumbo al Oriente. Los cascos del caballo no tocan la tierra, las puertas de la ciudad se abren solas. Atraviesa un río, despide al servidor que lo acompaña, le entrega s…

EL BUDA LEGENDARIO – Parte 2. El sueño de Maya y las cuatro revelaciones

Los intérpretes del sueño de Maya han profetizado que su hijo será dueño del mundo (un gran rey) o redentor del mundo. Su padre quiere lo primero; hace levantar tres palacios para Siddharta, de lo…

A %d blogueros les gusta esto: