Brahma, Shiva y Vishnu: Cuento Zen


«En el comienzo de los tiempos, cuenta la leyenda india, había tres grandes Dioses: Brahma, Shiva y Vishnu…»


Un día, uno de los primeros hombres que aparecieron en la tierra quiso saber cuál era el carácter de aquellos dioses, y en cierto modo ponerlos a prueba. Se acercó a Brahma y le habló así:

“¡Brahma! – dijo con insolencia – ¡No eres más que un diosecillo de pacotilla!”

El dios, con tono severo, le recordó su deber de respetarlo. Aceptó sus excusas y los perdonó.

El hombre se fue a ver a Shiva:

“¡Shiva, no eres más que un dios insignificante! ¡Me inquietas lo mismo que un comino!”

El dios rugió de cólera; daba miedo verlo. Advirtió al desdichado de que iba a reducirlo a cenizas de inmediato, y el hombre tuvo que deshacerse en humildes excusas rápidamente para escapar al castigo.

Finalmente, el hombre fue a ver a Vishnu. Éste dormía apaciblemente bajo un árbol. Una idea descabellada cruzó la mente del hombre. Asestó al dios una gran patada en las piernas: este último despertó, miró a hombre, que estaba temblando, y dijo:

“Amigo, ¿te has hecho daño?

Y le dio un masaje en el pie.

Fuente:

Brunel, Henry (2004). La felicidad Zen. Los más bellos cuentos zen, Barcelona, El Barquero Editorial, pp. 27 – 28.

También en CAMBIA TU MUNDO: «Perlas de la sabiduría» Cuento Zen

Te podría interesar:

La Olita Ignorante: Cuento Zen
La Olita Ignorante: Cuento Zen

«Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano” Jon J. Muth Érase una vez una olita pequeñita que vivía muy alegre junto a otras olitas, allí mar adentro. …

La taza de té: Cuento Zen
La taza de té: Cuento Zen

«La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original». Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se prese…

Las puertas del cielo: Cuento Zen
Las puertas del cielo: Cuento Zen

«El paraíso no está en ninguna parte, está dentro de ti y no se encuentra después de la muerte, está en este momento» Osho Un guerrero, un samurái, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y l…

A %d blogueros les gusta esto: