3 Ejercicios de meditación de Thich Nhat Hanh

3 EJERCICIOS DE MEDITACIÓN DE
THICH NHAT HANH

_______________________________
BUDISMO Y MEDITACIÓN


«Regresar al momento presente es descubrir la vida y alcanzar la verdad.
El presente es el único momento real que existe: el pasado ha dejado de existir y el futuro aún está por llegar…» (Thich Nhat Hanh)


Thich Nhat Hanh es un monje zen originario de Vietman, líder espiritual y activista en pro de la paz. Ha sido por medio de sus enseñanzas de la atención plena o mindfulness que el budismo ha tenido mayor difusión en Occidente. En su opinión, a través de esta práctica podemos aprender a vivir con plenitud y a ser felices en el momento presente, de tal manera que podamos cultivar y desarrollar la paz primero en nosotros mismos y por lo tanto, con el mundo.

A continuación te compartimos algunas técnicas de meditación o de atención plena (mindfulness) de Thich Nhat Hanh:

TÉCNICA DE IMPERMEABILIZACIÓN

Buda

Si conocemos las técnicas de impermeabilización, saldremos intactos. Un temporal puede durar una hora, muchas horas o un día. Si dominamos la manera de calmar y estabilizar nuestra mente, atravesaremos las tormentas de la emoción con relativa facilidad.

Sentad@ en la posición del loto o echad@ sobre la espalda, empieza a concentrar la respiración en el vientre. Mantén la mente en él mientras se alza con cada inspiración y desciende con cada espiración. Respira profundamente manteniendo toda la atención en el abdomen. No pienses. Deja de rumiar y concéntrate en la respiración. Cuando la tormenta azota los árboles, sus copas se agitan y corren el riesgo de resultar dañadas. El tronco del árbol es más sólido y estable; tiene muchas raíces que se hunden profundamente en la tierra. Las copas de los árboles son como nuestra cabeza, nuestra mente pensante.

Cuando se desencadene una tormenta en tu interior, baja de las ramas de los árboles y busca la seguridad del tronco. Tus raíces comienzan en tu abdomen, ligeramente por debajo del ombligo, en el punto de energía que en la medicina china se conoce como tan tien. Concentra toda tu atención en esa parte del vientre y respira profundamente. No pienses en nada y estarás a salvo mientras se desencadena la tormenta de emociones.

Practica este ejercicio cada día durante cinco minutos y al cabo de tres semanas podrás dominar tus emociones con éxito cuando éstas se desaten.

OCUPARSE DE LA IRA

Buda

Cuando aflora la energía de la irritación o la ira, los practicantes debemos regresar inmediatamente a la respiración consciente y practicar la meditación andando a fin de producir la energía de la plena consciencia y reconocer y ocuparnos de la ira.

Al inspirar, sé que la ira se manifiesta en mí.

Al espirar, me ocupo de la energía de la ira que hay en mí.

Cuando la plena consciencia abraza la ira, comienza la calma.

Cuando la ira te inunde, practica, por favor, de esta manera, e intenta no decir o hacer algo acerca de la situación todavía.

Cuando la ira estalle en ti, no cedas al impulso de empezar a hablar y avivarla. Céntrate en tu respiración y ocúpate primero de tus emociones.

SER CONSCIENTES DEL CUERPO EN EL CUERPO

buda

Nuestra mente piensa a menudo en una cosa mientras el cuerpo está haciendo otra. La mente y el cuerpo no están unidos. La respiración consciente es un importante vínculo. Cuando nos concentramos en la respiración, unimos el cuerpo y la mente y volvemos a constituir un todo.

La respiración consciente nos ayuda a dejar de preocuparnos por las penas del pasado y de sentir ansiedad por el futuro. Nos ayuda a permanecer en contacto con la vida en el momento presente.

Una de las formas en que Buda nos enseñó a ser conscientes del cuerpo en el cuerpo, es reconociendo todas sus partes, desde la coronilla hasta la planta de los pies. Si tenemos el pelo rubio, lo reconocemos y le sonreímos. Si es canoso, lo reconocemos y le sonreímos.

Observamos si nuestra frente está relajada o si tiene arrugas. A través de nuestra atención sentimos la nariz, la boca, los brazos, el corazón, los pulmones, la sangre y todo lo demás.

Buda describe la práctica de reconocer treinta y dos partes de nuestro cuerpo como si fuéramos un campesino que se dirige al granero, saca un gran saco lleno de judías, cereales y semillas, lo deja en el suelo, lo abre y mientras vierte el contenido reconoce el arroz como arroz, las judías como judías, el sésamo como sésamo, etcétera. De ese modo, reconocemos los ojos como ojos y los pulmones como pulmones.

Podemos practicarlo mientras meditamos sentados o mientras estamos tumbados. Escrutar de ese modo nuestro cuerpo con toda atención puede llevarnos media hora. Mientras observas cada parte del cuerpo, sonríeles. El amor e interés de esta meditación pueden realizar la labor de curar.

Esperamos que estos ejercicios de meditación te sean de gran utilidad y te recordamos que en CAMBIA TU MUNDO – CENTRO DE TERAPIAS ALTERNATIVAS siempre podrás contar con el mejor acompañamiento durante tu práctica de Meditación donde nuestros profesionales ponen a tu disposición diversas técnicas capaces de brindarte bienestar.

¡Te esperamos!

Fuentes:
* Thich Nhat Hanh (1999). El corazón de las enseñanzas de Buda. El arte de transformar el sufrimiento en paz, alegría y liberación.

También en CAMBIA TU MUNDOConsejos de Thich Nhat Hanh para mantenerse cuerdo en tiempos difíciles

Te podría interesar:

3 Ejercicios de meditación de Thich Nhat Hanh
3 Ejercicios de meditación de Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh es un monje zen originario de Vietman, líder espiritual y activista en pro de la paz. Ha sido por medio de sus enseñanzas de la atención plena o mindfulness que el budismo ha tenido…

Cuarzos
Cuarzos y piedras mágicas: El significado de cada color

Los colores de las piedras son una clave vital para revelar sus usos mágicos. Los colores son energías que dirigen diferentes efectos sobre nuestras mentes. De esta manera, las piedras de colores so…

Ejercicio para afrontar el miedo
Ejercicio para afrontar el miedo: Hablar con tu niñ@ interior

Coloca un par de cojines en el suelo. Siéntate luego sobre uno de ellos e imagina que eres un niño indefenso y vulnerable. Luego di: «Querido, estoy desamparado. No puedo hacer nada. Es muy pe…

A %d blogueros les gusta esto: